Los hábitos que influyen en nuestro bienestar

El buen estado de salud implica la ausencia de dolores y por supuesto no se deja de indagar en este campo. En realidad es una mezclade bienestar mental, social y físico.

El bienestar físco es realmente la flexibilidad que muestra el ser humano para poder hacer footing, gimnasia, correr, nadar, etc.. Caminar diariamente aumenta la vitalidad, combate el estrés, sube la autoestima, nos ayuda a perder grasa, nos permite conciliar el sueño, nos permite realacionarnos con otras personas y naturalmente nos entretiene. Lo recomendable para estar más activo es sin duda hacer ejercicio moderado unos tres cuartos de hora al día.

El bienestar psíquico se define como el control de las emociones de una persona de santa marina salud y no padecer trastornos del sueño, trastornos por síntomas somáticos, trastono de personalidad múltiple, trastornos de la alimentación, traumas, trastornos disociativos, etc.. El individuo puede utilizar sus capacidades cognitivas perfectamente.

La alimentación es sin duda determinante para encontrarnos bien. El bienestar general se consigue comiendo correctamente, ya que si no hacemos esto pondremos kilos, tendremos carencias alimentarias, etcétera.

Practicar algún tipo de deporte o hacer gimnasia con regularidad produce placer. Realmente es fundamental para prevenir isquemias, afecciones de la espalda, exceso de glucemia, y otras afecciones.

Dormir un número de horas razonable es esencial para potenciar el rendimiento físico. Pero además la higiene será importante para estar saludables debido a que se pueden prevenir contagios y afecciones.

Los hábitos que influyen negativamente en nuestro bienestar son:

El hacer poco ejercicio, pues nos pasamos muchas horas trabajando, nos pasamos horas frente al televisor, nos pasamos horas frente al ordenador, etcétera. Estas acciones pueden provocar obesidad, colesterol, respuestas negativas de nuestro organismo ante situaciones desafiantes, que no se pongan en común temas de interés, etc.

Las posturas no adecuadas, porque sentarse de manera inadecuada puede producir enfermedades como sería asimetría espinal.

Beber descontroladamente, los cigarros y lógicamente el GAB, el N Bomb, la mentanfetamina, el cannabis, la ketamina, las sales de baño, el flunitrazepan, etc. dañan nuestra salud e incluso hipotecan nuestra vida.

La forma y la características de un organismo influyen en el buen estado general y por supuesto además El ambiente, debido a que el exceso de contaminantes en la atmósfera va a generar malestares de todos los habitantes del mundo.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Las hierbas con propiedades aninflamatorias

La aplicación medicinal de las plantas no es una práctica reciente. La OMS admite la utilidad de esta labor puesto que será de gran ayuda para sus problemas de salud. La ciencia del uso extractivo de plantas medicinales se incluye en el entorno que tiene que ver con la biomedicina y la utilizan profesionales de la salud y naturópatas.

Contamos con lugares en los cuales se desarrollan fármacos a base de plantas, y naturalmente tienen buenos profesionales que clasifican e investigan las diferentes plantas. De esta forma se van hallando nuevos beneficios de las plantas.

Las experiencias acerca de la actividad que consiste en extraer, para luego usar en un tratamiento plantas que ostentan características medicinales han sido transmitidos de generación en generación de herbolarios y en nuestros días se reconocen cada vez más. Y por supuesto además de los preparados relajantes, laxantes, antinflamatorios, expectorantes, antitusivos, etc. se elaboran preparados de sustancias que contienen los principios sápido-aromático, aceites de rosa, etc.

Se ha visto que los antídotos sin componentes químicos gozan de propiedades estimulantes del sistema digestivo, expectorantes, diuréticas, astringentes, antinflamatorias, antimicrobianas, relajantes, etc.

Las hierbas con propiedades aninflamatorias aminoran la inflamación de el tejido nervioso, muscular, connectivo y epitelial. Entre otros remedios tenemos la arnica, el jengibre, la verbena, el laurel, el ajo y el cardamomo.

Las hierbas antimicrobianas destruyen los microrganismos que producen molestias e incluso mejoran los mecanismos de defensa del organismo. Las mejores hierbas son la equinácea, la salvia, el aceite de lavanda, el romero, el tomillo y el maitake.

Las hierbas astringentes disminuyen la irritación cutánea además de que crean una barrera protectora contra las infecciones. Las plantas idóneas son el pie de león, la salvia, el rusco, la vid roja, el sauce y el pensamiento.

Las diuréticas facilitan la producción y la eliminación de la orina. Lo más indicado es el perejil, el comino, el hinojo, la cola de caballo, el apio y el perejil.

Las plantas con propiedades expectorantes facilitan la expulsión de las secreciones que están en el aparato respiratorio. Le vendra bien tomar marganita, tomillo, gordolobo, malvavisco, mejorana o boldo.

Las hierbas tranquilizantes disminuyen la ansiedad. Compre tila, hierbaluisa, albahaca, pasiflora, tila o planta de San Juan.

Las hierbas que estimulan el epigastrio facilitan la producción de los jugos necesarios en el intestino y aumentan el apetito. Tenga en casa menta, cardo mariano, manzanilla, melisa, ulmus rubra o regaliz.

Las plantas curativas se presentan en infusiones y naturalmente puede tomarlas en cápsulas o preparados alimenticios.

No se le olvide que es esencial informar a su médico del tratamiento que está consumiendo.

En las calles de su municipio, verá bastantes herbolisterías dónde puede encontrar las cápsulas que le venga bien y por supuesto via on line.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn