Todos los caldos de uvaa extremeña

Un buen vino es el compañero ideal para terminar una excelente jornada laboral, cuando uno llega a la casa después de trabajar todo el día y se toma unos minutos antes cenar para darse ese gusto, cumplir con ese capricho. Es como la autorrecompensa por haber luchado todo un día.

Para esto es bueno tomarse el tiempo en quitarle la cápsula y abrirlo con cuidado. Si es un vino que lo requiera, volcarlo en un decanter y esperarlo para que respire y demuestre todo lo que tiene que mostrar. Esta ceremonia es algo que muchas veces apasiona y se hace respetando todos los pasos, es como comenzar a disfrutar el vino ya antes de haberlo abierto.

Hoy en día nos gusta celebrar todo y para muchos el vino se bebe cuando a uno le apetece disfrutarlo. No obstante, hay que tener en cuenta que sólo la apetencia sería un grave error y nos llevaríamos más de un disgusto en muchos casos. Por ello hemos decidido plantear de forma muy sencilla los tiempos óptimos de consumo para saber cuándo consumir cada tipo de vino

Los vinos,en función del tiempo de crianza, tienen un momento óptimo para abrirlos y consumirlos. Una vez transcurrido este tiempo, van perdiendo cualidades hasta llegar a estar “muertos”. Así, los patrones de consumo que se suelen aconsejar son:

Vinos tintos, blancos y rosados jóvenes:

Estos vinos no han pasado por barrica por lo que deberemos abrir la botella de vino y beber durante el primer año, ya que después de este tiempo comenzarán a perder aromas, sabores y características hasta perderse por completo pasados 3 años

Vinos con crianza:

Tanto el vino de etremadura blanco, el rosado y el tinto pueden tener una fase de crianza, que les aportará unos matices gracias a la barrica y mayor estabilidad en el tiempo. En este tipo debemos guardar la botella de vino entre 1-6 años, contados desde la fecha de añada, es decir, la que figura en la etiqueta. Tras ese tiempo comenzará a perder características hasta perderse casi por completo al 8º año.

Vinos reserva:

Este tipo de vinos que han tenido un mayor tiempo de crianza en barrica debemos guardar la botella de vino de 6-8 años después de su año de añada, tiempo tras el cual comenzarán a perder hasta 10-11 años después.

Gran Reserva:

Para estos vinos, que suelen ser elaborados sólo los años en los que las añadas han sido excelentes, es aconsejado guardar la botella 10-12 años después de su fecha de añada, pero depende de las características del vino y su entorno de conservación pueden llegar a durar muchos años más.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn